estres y ansiedad en los niños

Anotado que sus hijos pequeños  que están molestos porque no encuentran que hacer en  su casa, el estrés y la ansiedad también le afecta  los niños,  la terapia del arte estimula el desarrollo  y las habilidades  de sus hijos, como  trazar un dibujo y colorearlos así mismos como recortar los entretiene y los tranquiliza.

Los síntomas de ansiedad son comunes en niños y adolescentes, con un 10-20% de los niños en edad escolar que experimentan los síntomas de ansiedad. Un número aún mayor de los niños experimentan el estrés que no califica como un trastorno de ansiedad. Entonces, ¿cómo puede usted ayudar a reducir la ansiedad y el estrés de su hijo?

 Anime a su niño a enfrentarse a sus / sus temores, no huir de ellos, cuando tenemos miedo de situaciones que evitarlos, sin embargo, la evitación de situaciones que provocan ansiedad mantiene la ansiedad. En cambio, si un niño se enfrenta a sus temores, el niño aprenderá que la ansiedad se reduce de forma natural por sí sola con el tiempo, el cuerpo no puede permanecer ansiosos por un largo período de tiempo por lo que es un sistema en el cuerpo que calma el cuerpo hacia abajo. Por lo general, su ansiedad se reducirá dentro de 20 a 45 minutos si se queda en la situación que provoca ansiedad.

Los niños necesitan tiempo para relajarse y ser niños. Por desgracia, a veces incluso divertidas actividades, como los deportes, pueden llegar a ser más sobre el éxito de lo que están sobre la diversión. En cambio, es importante asegurarse de que su niño se involucra en el juego puramente por el bien de la diversión. Esto puede incluir la programación de tiempo cada día para que su hijo juegue con juguetes, jugar, practicar un deporte (sin que sea competitivo), hacer yoga, pintura, tienen una fiesta del té, poner en una obra de teatro, o simplemente una tontería.

porque los niños comen muy poco

 Algunos niños no están dispuestos a comer, a veces porque están enfermos con poco apetito. Sin embargo, si crecen normalmente y juegan alrededor de manera activa y feliz, entonces la razón para no dispuestos a comer es más probable estar lleno o rechazo a los alimentos nuevos, los niños pequeños no comen mucho a la vez, la cantidad de la ingesta de alimentos puede cambiar mucho en diferentes días, una vez que estén llenos, se niegan a comer más. Este es el mecanismo natural del cuerpo para ajustar la ingesta de alimentos.

Si su hijo come pequeña cantidad de comida o no está listo para comer, trate de echar un vistazo a la programación de la hora de comer y ver si es adecuado. ¿Está demasiado cansado, o no todavía completamente despierto después de dormir, o sigue jugando cuando él se ofreció para comer?, los padres deben tener en cuenta la importancia de la “calidad”. Elija alimentos nutritivos, de manera que cada bocado que come proporcionar altos niveles de diferentes nutrientes. Por lo tanto, evite darle bocadillos que contienen altos niveles de grasa, azúcar o bebidas con azúcar agregada.

Con el fin de reducir el rechazo de la alimentación, programar tres comidas del desayuno, el almuerzo y la cena y 2 ó 3 meriendas al día. Recuerde cada comida y merienda deben estar separados por 2 a 3 horas. De lo contrario, la alimentación frecuente afectará el apetito de los niños, debe proporcionar una variedad de alimentos. Trate de cocinar en diferentes métodos para que sea deliciosa y un aspecto atractivo. Gran cantidad de alimento dado a la vez es estresante para la mayoría de los niños. Dale más pequeña cantidad de comida en lugar de al principio. Añadir más sólo cuando quiere. De esta manera, se podrá disfrutar de la comida más.

Deje que su niño  coma con otros miembros de la familia y alimentarse por sí mismo. Haciendo esto puede aumentar su interés en comer comidas. Si los padres se ven demasiado ansioso, los niños pueden sentir el estrés y comer menos. Es por eso que es mejor tener un ambiente relajado durante las comidas. Durante la hora de comer, hablar positivamente acerca de los alimentos, tales como el color, el sabor de los alimentos. Alabadle con palabras cuando es apropiado.

Los niños pueden terminar una comida en unos 20 minutos en general. Puede establecer alrededor de 30 minutos para una comida para terminar. Después de los 30 minutos, quite las herramientas de alimentación sin hacer ninguna crítica.

También lo puede hacer arreglos para comer juntos con algunos niños con buenos hábitos en las comidas. Si él tiene la edad suficiente, comprar comida junto con él, o dejar que le ayude en los trabajos preparatorios como lavar verduras y poner la mesa. Todos ellos ayudan a estimular su interés por la comida.

las fobias en los niños

la cosa más importante es comprender acerca de las fobias es que no son racionales. Un niño que tiene miedo a los perros no va a decirlo a sus padres, reprende con miedo, simplemente no importa si se demuestra que si el perro si es pequeño o grande, o incluso si es un perro de peluche. No importa si le aseguramos que lo ampare contra los perros, si le decimos que los perros son “el mejor amigo del hombre”, o si le prometemos un cono de helado, si sólo va a acariciar a nuestro perro, sólo una vez , el niño sabe que le teme al perro aun que le expliquemos que el perro no lo va morder.

El problema es que tiene miedo puede tener tanto miedo que su respiración se vuelve irregular, empieza a sudar, y él sacude, cree que tiene que alejarse del perro o seguramente morirá. Si él no puede salir, se puede aferrarse al adulto más cercano en el terror, esta es una respuesta en toda regla fónica a un objeto temido. si ocurre más de una vez, es probable que este niño va a tener tanto miedo él hará todo lo posible para evitarlos, si los sentimientos son lo suficientemente fuertes, que puede no ser capaz de tolerar incluso una foto de un perro o una historia acerca de los perros, todo este niño puede sentir es su miedo y su miedo a lo que le sucede cuando tiene miedo, tal vez como padres queremos nuestro hijo sea valiente y afrente sus miedos pero en realidad lo estamos orillando a que se tire aun poso sin fondo donde su hijo requiera a una ayuda psicológica.

La mayoría de nosotros los adultos debemos de observar cuando un niño tiene miedo de algo como un perro, sobre todo si sabemos que el niño que una vez fue mordido por un perro o un testigo a alguien de ser atacado por un perro. tan frustrante como puede ser para tratar de calmar al niño, entendemos que hay una causa racional para lo que puede ser ahora una sobre reacción irracional Respondemos con el confort y la compasión, al menos por un tiempo, Incluso podemos decidir que no es la peor cosa en el mundo para alguien que quiere evitarle una fobia a un niño.