benefios de las acelgas

19228402_280332419043204_7147324415225626624_n

Las acelgas (nombre científico: Beta vulgaris subsp. vulgaris) son una hortaliza de hoja verde con propiedades nutricionales que resultan muy beneficiosas. Provienen del Mediterráneo y su cultivo en la actualidad se ha extendido alrededor del mundo.

Se trata de unas hortalizas grandes con forma ovalada y de color verde, la penca puede presentar una distinta gama cromática que va desde el blanco hasta el color rosa fuerte. Aunque se cultiva este alimento durante todo el año, la mejor época para conseguirla podría ser del otoño hasta la primavera.

Las acelgas son ricas en vitamina A, un componente muy importante para mantener el cuidado del cuerpo y una piel radiante y sana, así como un cabello brillante, una excelente visión, el sistema inmune mucho más ágil y el sistema óseo también.

La vitamina A cuenta con propiedades antioxidantes sumamente poderosas, razón por la que nos protege de los radicales libres, las enfermedades degenerativas, las infecciones y el envejecimiento prematuro.

Contiene grandes cantidades de folatos, estos colaboran en la correcta formación de los glóbulos rojos, glóbulos blancos y anticuerpos que complementan el sistema inmune. Las acelgas tienen un gran porcentaje de su contenido de agua, por lo que nos mantiene hidratados cuando las consumimos. El potasio que contiene la acelga también es de gran importancia pues juega un rol fundamental en el cuidado de nuestro sistema nervioso y de los músculos.

Otro mineral que la acelga posee en abundancia es el magnesio, el cual nos es de ayuda en el mantenimiento de un sistema digestivo sano, favoreciendo el tránsito intestinal, fortaleciendo dientes y huesos, así como logrando que nuestros músculos puedan funcionar de la manera ideal.

También contienen hierro, este elemento combate la anemia ferropénica y es participe en la producción de la hemoglobina, lo que transporta el oxígeno a las células de todo el cuerpo. También forma parte de muchas proteínas.

La acelga contiene además yodo, un componente imprescindible para que la glándula de la tiroides pueda producir las hormonas que necesita, hormonas de la tiroides que intervienen en una gran cantidad de funciones como la del metabolismo, el desarrollo del feto, la regulación de la temperatura del cuerpo y mucho más.

Su alto contenido en vitamina C, nos es de ayuda en la absorción del hierro y en el combate contra los radicales libres. La vitamina C ayuda a reparar y a mantener los huesos, tejidos y dientes en un excelente estado, ayuda también a la cicatrización de heridas y puede participar en muchas funciones de nuestro cuerpo.

Las acelgas con hojas que se comen son ingeridas de manera frecuente en recetas culinarias muy creativas, entre ellas la ensalada. Poseen el sabor, los nutrientes y la textura similar a los de la espinaca, y también resultan muy fáciles de preparar.

Esto es porque se trata de un ingrediente original que, por su peculiar sabor da un giro a los platillos en los que se utiliza. Contienen además altos nutrientes beneficiosos para la salud y cuentan con un nivel calórico realmente bajo.

Continúa leyendo este artículo en el que te mostramos los principales 10 beneficios de consumir acelgas. Seguro te sorprenderás cuando conozcas más de lo que estas increíbles plantas pueden afectar a tu organismo de manera positiva.

Anuncios