8 ALIMENTOS QUE COMBATEN EL COLESTEROL

Alimentos casi mágicos
Hay nuevas formas de controlar el colesterol y están al alcance de tu mano. La ciencia ha comprobado que ciertos alimentos lo combaten naturalmente, y ellos serán tus nuevos aliados para mantenerlo a raya, explica la Dra. Ileana Piña portavoz del movimiento Go Red por tu corazón de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).
1. Avena
La avena es rica en fibra soluble y ayuda a reducir el nivel de colesterol ‘malo’ (LDL) en la sangre, explica la Clínica Mayo. La Dra. Piña recomienda optar por la avena natural y evitar las versiones que ya vienen azucaradas o con otros ingredientes.
Dos tipos de colesterol
El colesterol es una sustancia grasa natural en nuestro cuerpo y es indispensable para las funciones vitales, explica la AHA. Proviene de dos fuentes: el 75 % es producido por el organismo y el otro 25 % proviene de lo que comemos (productos de origen animal). Hay uno bueno para el organismo, y otro malo…
2. Nueces
Las almendras, avellanas, maní, nueces, piñones y pistachos son ricos en proteína, fibra, antioxidantes y grasas saludables que ayudan a reducir los niveles de colesterol, explica Suzanne Farrell, vocera de la Asociación Americana de Dietética.
Un puñado de salud
La Dra. Piña afirma que cinco puñados de nueces a la semana pueden tener un gran beneficio para la salud. “Puedes añadirlas a la ensalada, a un vaso de yogur, comerlas con fruta o solas como ‘snack.’ La mejor manera de consumirlas es al natural: sin sal, condimentos y sobre todo, sin chocolate o caramelo”, explicó.
El malo: LDL
El colesterol “malo” se conoce como lipoproteína de baja densidad (LDL). Puede acumularse en las arterias y obstruir el flujo de la sangre. A esta condición se le llama arteriosclerosis, y es un factor de riesgo de ataque cerebral, infarto y enfermedad coronaria, según explica la AHA.
El bueno, HDL
El colesterol “bueno” se conoce como lipoproteína de alta densidad (HDL). Tiene como función transportar el colesterol del cuerpo hacia el hígado, que se encarga de deshacerse del exceso. Este proceso impide que se acumule el colesterol en las arterias y protege contra las enfermedades cardíacas.
3. Nuez de macadamia
Aunque el exceso podría engrosar la cintura, comer 1.5 onzas (42.5 gramos) cinco veces a la semana, ayudaría a reducir los niveles de colesterol LDL y triglicéridos casi en un 25%, explica la Dra. Penny Kris-Etherton, profesora de ciencias nutricionales de la Universidad de Pennsylvania.
4. Soya y sus derivados
Los alimentos de soya (brotes, tofu, leche y carne de soya) son importantes en la dieta, pues la proteína que contiene ayuda a combatir los niveles altos de colesterol, explica la Dra. Piña. A diferencia de la proteína animal, la soya está casi libre de grasas saturadas, y es rica en antioxidantes, explica un estudio del British Journal of Nutrition.
Proteína que te hace bien
Aparte de reducir el colesterol, la soya reduciría la presión sanguínea y promovería la elasticidad de los vasos sanguíneos, por lo que también tiene grandes beneficios para la salud del corazón, explica un estudio del Journal of Nutrition. La AHA recomienda un consumo de 25 gramos diarios de proteína de soya.
5. Trigo integral y granos enteros
Los alimentos hechos con granos integrales (como pan y cereal) ayudan a reducir sustancialmente los niveles de colesterol LDL y triglicéridos. La AHA recomienda el salvado de trigo y avena, arroz entero y cebada.
6. Frijoles
Los frijoles son ricos en fibra soluble, muy eficaz para combatir el colesterol, explica la Dra. Piña, y producen saciedad, por lo que terminas comiendo menos. Basta media taza al día para obtener todos sus beneficios, explica Philip Reeves, del Servicio de Investigación en Agricultura (ARS, por sus siglas en inglés).
7. Linaza
Consumir 150 miligramos de linaza al día ayudaría a reducir alrededor de un 10% del nivel de colesterol, según la Universidad Estatal de Iowa. La Dra. Piña recomienda añadir las semillitas a las ensaladas y al yogur o agregar un poco de polvo de linaza a los batidos de fruta.
8. Brócoli
El brócoli, especialmente si se acompaña con otros vegetales como col o espinaca, ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, de acuerdo a dos estudios del Functional Food and Health. También protege tu corazón haciéndolo más resistente a infartos y mejorando su funcionamiento, según un estudio de la Universidad de Connecticu

el veganismo es la solucion

18cde6d0fe7fc5cce85e317cde02f6983b3704a9

Mejorar nuestra alimentación es más que mejorar nuestra salud y nuestra calidad de vida, también puede ser un factor clave para frenar el mayor problema ecológico de nuestro Planeta: el calentamiento global; y la mejor respuesta frente a la inseguridad de la producción alimentaria que nos depara el futuro si seguimos por este mismo camino. La lucha para frenar la llegada del mayor desastre ecológico de la Historia también pasa por mejorar nuestra alimentación.

Dejar de consumir alimentos de origen animal puede mejorar la salud del Planeta, por tanto, mejorar la viabilidad de nuestra existencia como especie (como tantas otras) en el futuro. Los causantes del calentamiento global no son exclusivamente la industria y el transporte, nuestros hábitos alimentarios también tienen un coste ambiental muy notable (cultivos, procesos de elaboración, pasteurización, envases, refrigeración, transporte, cocción…). Las carnes y todos los productos derivados de la explotación animal forman el grupo de alimentos cuyos costes ambientales son mayores porqué el sector ganadero es responsable de la emisión de hasta el 18% de los gases de efecto invernadero. Una investigación cursada durante el 2006 por la Food Agriculture Organization (FAO): Livestock Long Shadow demostró que las actividades ganaderas son responsables de hasta el 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero, los cuales causan el calentamiento global y aceleran el cambio climático. Esta afirmación puede resultar extraña, sin embargo, es real. Por un lado, debemos evaluar todas las actividades industriales requeridas por la ganadería de hoy, por otro, que la sobrepoblación de especies domesticadas para el consumo humano provoca la emisión de gases producidos por la concentración de nitrógeno, la acumulación de deshechos, deyecciones y orina evaporada (purines) causan emisiones de gases: óxido nitroso (N2O) y amoníaco (NH2), ambos muy tóxicos. El 68% de las emisiones globales de amoníaco proceden exclusivamente del sector ganadero. En países como el nuestro hay regiones muy castigadas por los vertimientos de purines, lo cual pone en riesgo la salubridad del agua de boca de muchas poblaciones. Y otro problema: el ganado rumiante: bóvidos y ovicaprinos expulsan grandes cantidades de gas metano producido en sus cuatro estómagos, tras efectuar su complejo proceso digestivo. Todos estos gases son más perjudiciales que el CO2.

El 68% de las emisiones globales de amoníaco proceden exclusivamente del sector ganadero

Si Thomas Malthus estuviera vivo en el presente, observaría que hoy la competición por los alimentos escasos no se da entre seres humanos, sino entre seres humanos y animales considerados de “abasto” pues comen más cantidad de cereales y soja los animales confinados en explotaciones ganaderas que todos los seres humanos del mundo juntos. Y, además, Malthus nos diría que la producción de carne no es “rentable” en términos de balance de recursos (tierra, agua, calorías vegetales). Para producir un kilogramo de carne roja, el bóvido debe consumir previamente una media de diez quilos de proteína vegetal. El porcino cuatro y las aves entre dos y tres. El consumo cárnico de países como el nuestro ha conllevado que el 78% del total de los cultivos globales (lo que equivale al 33% de la superficie terrestre del Planeta) se destine a la fabricación de piensos y forrajes para engorde de ganado. Si la demanda de carne no fuera tan disparatada, no sería necesario criar a millones de animales, por tanto, tampoco sería necesario alimentarles, y los cultivos que se destinan a la fabricación de piensos podrían destinarse directamente al consumo humano y erradicar así el problema de los 850 millones de seres humanos mal nutridos; pero, es más, ni tan sólo sería necesario el empleo de tanta superficie de tierra para cultivar, ya que se podría alimentar a todo el mundo cultivando mucho menos.

Beneficios de bañarse con agua caliente

Un baño con agua caliente es recomendable por las noches, si eres de las personas que se baña antes de dormir, pues relaja y te prepara para disfrutar de un agradable sueño. Aquí algunos beneficios de bañarte con agua caliente.

Beneficios de bañarse con agua caliente

1.- Limpieza profunda. Limpia la grasa de la piel de manera más profunda. Gracias a que se abren tus poros eliminas toxinas de tu cuerpo.

2.- Te ayuda a conciliar el sueño. Si tienes problemas de sueño báñate, relaja tu cuerpo y estás más listo para descansar. El agua tibia te provoca bienestar, para ayudarte a dormir agrega un poco de lavanda.

3.- Te hace feliz.  Liberas endorfinas, químicos que fortaleces tu sistema inmunológico y te ayuda a prevenir dolores de cabeza, por supuesto experimentas una gran sensación de bienestar. El agua tibia te ayuda a meditar y a calmar tu mente.

4.- Disminuyes celulitis. Te ayuda a disminuir problemas de celulitis en tu cuerpo.

5.- Eliminas dolores musculares. Relaja tu cuerpo y tus músculos, después de hacer ejercicio o de una difícil jornada laboral te ayudará mucho un baño con agua caliente.

6.- Eliminas resfriados. El vapor te ayuda a descongestionar, si añades vapor de menta y eucalipto obtienes mejores resultados para limpiar tus fosas nasales.

7.- Región lumbar. En caso de que tengas dolor en la región lumbar o en la espalda baja, tomar un baño  te ayudará a aliviarte gracias a la calidez y relajación muscular. El agua caliente te ayuda a tener mejor flexibilidad.

8.- Te ayuda a bajar de peso. Funciona cuando acompañas los baños de agua con ejercicio, báñate después de hacer deporte.

9.- Mantiene la regularidad intestinal. Estimulas el movimiento intestinal, si tienes problemas de este tipo el agua te ayudará.

10.- Mejora la circulación. El calor estimula el drenaje linfático, que ayuda al cuerpo a eliminar las bacterias y virus. El calor aumenta la circulación de la sangre por todo el cuerpo, lo que ayuda a desintoxicar tu sistema.

Nota: No exageres, no te bañes con agua demasiado caliente, modérate.

88bfd56ed16adcc15bbc83cee9454f18

10 peores hábitos alimenticios de los mexicanos

Comer a deshora, no desayunar, consumir lo primero que se encuentra en la calle y una serie de malos hábitos alimenticios pueden afectar la salud si no se identifican a tiempo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 10 por ciento de las muertes en el mundo son causadas por una dieta no equilibrada , asimismo, en conjunto con la falta de actividad física, son los principales factores de riesgo para desarrollar sobrepeso u obesidad, y las enfermedades crónicas que se desprenden de ella: hipertensión, hiperglucemia, hiperlipidemia, las cardiovasculares, el cáncer y la diabetes.

Según esta instancia internacional, por lo menos 2.7 millones de muertes a nivel global son atribuibles a una ingesta insuficiente de frutas y verduras, mientras que 1.9 millones de estos fallecimientos, se deben a la inactividad física.

más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones eran obesos, y en cuando a los niños menores de cinco años, la cifra llegaba a 42 millones.

Al ser estos factores modificables, la OMS hace énfasis en que lo más importante es que, en la mayoría de los casos, la obesidad puede prevenirse

A continuación una lista de los 10 errores más comunes a la hora de comer:

SD_01NO DESAYUNAR

Foto: Shutterstock

No desayunar tiene importantes efectos negativos en el organismo demostrados en investigaciones científicas que vinculan esta práctica con distintos padecimientos, desde gastritis hasta el desarrollo de sobrepeso y por ende diabetes y ataques cardíacos.

Pero el efecto inmediato que provoca es la pérdida de energía que el cuerpo necesita para el funcionar durante el día, disminuyendo así el rendimiento físico y mental de la persona en el desempeño de sus labores cotidianas.

Un estudio realizado por el Imperial College de Londres determinó que saltarse este tiempo de comida incrementa las ansias por consumir comida chatarra, la cual en promedio, la persona tenderá a consumir un 20 por ciento.

Y aunque parezca contradictorio, el no desayunar está asociado con el aumento de grasa corporal. “Esto es porque las otras comidas, normalmente, se van a hacer mucho más tarde y la mayoría de calorías se acumulan al medio día o en la cena”, explica la nutrióloga Araceli Martínez Coronado, responsable del Área de Nutrición de la Universidad La Salle, en entrevista con SinEmbargo.

SD_02DESAYUNAR SÍ, PERO MAL

Foto: Shutterstock

Un café y un pan, un atole, o un jugo, no bastan para ser considerados un desayuno completo o saludable, desmintió la doctora.

“Ese desayuno no está balanceado, un desayuno tiene que incluir los tres grupos básicos, incluir cereales, de preferencia integrales, frutas y verduras, y productos de origen animal o leguminosas”.

Comer un solo alimento puede aportar calorías y dar una sensación de saciedad, sin embargo, lo idóneo es que al desayunar las personas incluyan varios grupos alimenticios para obtener un aporte mínimo de nutrientes.

SD_03COMER A DESHORAS

Foto: Shutterstock

“No tener horarios de comida es otro error. Es una irregularidad que puede derivar en un posible aumento de peso, si no tengo horarios no tengo control de lo que consumo”, recalcó la nutrióloga.

Este desorden es común que derive en problemas de gastritis. El cuerpo tiene relojes biológicos que se acostumbran a ingerir alimentos en ciertos horarios, cuando llega el momento de comer, esté lista o no la comida, el estómago sintetiza ácidos gástricos que dañan sus paredes protectoras.

Asimismo, los tiempos de comida deben quedar dentro de intervalos máximos de seis horas. “Si yo desayune a las seis, a las once tengo que estar tomando la siguiente comida, en este caso una merienda”.

SD_04INGERIR COMIDA RÁPIDA

Foto: Shutterstock

Las grasas del cuerpo se obtienen en la alimentación y es necesario ingerir cantidades justas de algunas grasas, sin embargo, hay un techo de calorías que varia conforme a la edad, peso y tamaño de cada persona, generalmente, la comida también llamada popularmente chatarra propicia sobrepasar ese límite.

Además, el comer alimentos con alto contenidos en grasa saturada está relacionado con el aumento de la grasa corporal, aumento del colesterol , problemas cardiovasculares, hipertensión y diabetes.

En cuanto al azúcar, estudios de la Universidad de Princeton en Estados Unidos determinaron que los azúcares de la comida rápida producen adicción.

“Las personas comen estas frituras y probablemente dejen de comer una comida completa. Esto, de hacerse un hábito, repercute en sobrepeso y en enfermedades cardiovasculares”, dice Martínez Coronado.

SD_05ABUSAR DE LOS REFRESCOS

Foto: Shutterstock

México es uno de los países que más consumen refrescos en el mundo. Comparados con la cantidad de estas bebidas azucaradas que se ingieren en los Estados Unidos, los mexicanos superan en un 30 por ciento la ingesta de las mismas, de acuerdo con datos de la Alianza por la Salud Alimentaria.

“Por la tradición las comidas las acompañamos con bebidas azucaradas. Muchas veces consumimos aguas que tienen la misma cantidad de azúcar que tiene un refresco”, dice la especialista, quien sostiene que el abuso de este tipo de bebidas puede causar cálculos y problemas renales.

Si bien estos efectos están sobreestimados por la mayoría, está estimado que por cada refresco que un adulto se toma es 1.6 veces más propenso a ser obeso.

SD_06ABUSO DE COMIDA DIETÉTICA

Foto: Shutterstock

La amplia oferta de alimentos dietéticos que la industria ha puesto a disposición de las personas ha derivado en que algunas personas abusen de estos productos.

La sustitución de azúcar por edulcorantes engaña al cerebro, haciéndolo producir insulina que posteriormente no va a necesitar, ya que regula los niveles de azúcar que supuestamente están entrando al cuerpo.

Una de las consecuencias de este proceso es que se desacelera el organismo y finalmente lo hace más propenso a ganar sobrepeso.

Lejos de la publicidad, distintos nutricionistas opinan que debe replantearse la forma en la que estos productos son ofrecidos a la sociedad.

SD_07INGERIR CALORÍAS DE MÁS POR LA NOCHE

Foto: Shutterstock

Las personas deben ingerir una cantidad de calorías que va acorde a sus actividades diarias. No obstante, el mayor aporte calórico del día debe ser ingerido en la mañana, hizo hincapié la nutrióloga consultada.

“Es un mito que uno no pueda ingerir un chocolate en la noche, es decir, si se encuentra dentro de nuestro límite de calorías diarias no hay un problema. Lo cierto es que debemos evitar que se consuman alimentos con tantas calorías en la cena con el fin de conciliar el sueño”.

Cenas cargadas de proteínas, o la ingesta de café, té u chocolate por la noche, puede alterar considerablemente el sueño, y así afectar la salud, ya que el descanso apropiado disminuye el riesgo de sufrir obesidad, diabetes y problemas cardíacos, pero también brinda estabilidad emocional y combate la depresión.

“No hay un alimento en especial que altere el sueño, más bien es la cantidad y la calidad de los alimentos lo que repercute”, explica.

SD_08CONSUMIR LO QUE SEA

Foto: Shutterstock

Muchas veces las personas comen este tipo de comida por falta de tiempo. Las carreras y el hambre son dos malos consejeros que orillan a la gente a no elegir las mejores dietas posibles que tienen a su alcance.

“Es un error que las personas consuman lo primero que encuentren, y no escojan una comida completa o balanceada. Es un hecho que buscar platillos que tengan con menos grasas requiere tiempo”.

Asimismo, la no planificación de los alimentos, explicó la nutrióloga de la Universidad La Salle, es un generador de estrés que repercute en la forma en la que ingerimos los alimentos y puede desarrollar problemas gástricos y en el intestino.

SD_09EXCESO DE SAL E IRRITANTES

Foto: Shutterstock

“El chile tiene hasta vitamina C, sin embargo, irrita el estómago y puede generar problemas gastrointestinales, al igual que varios condimentos”, explica Martínez.

El chile está en la mayoría de platos mexicanos, y pese a su folclore éste tiene un ingrediente activo llamado capsaicina, que también está presente en el reflujo gastrico, aún así es difícil que el chile haga daño por si solo, pero sus efectos se potencian al combinarse con cebolla y otras especies.

En cuanto a la sal, abusar de la misma puede propiciar la retención de líquido y entre otros efectos, dificulta el filtrado de la sangre que realizan los riñones.

SD_10TOMAR POCA AGUA

Foto: Shutterstock

El agua juega un rol en la desintoxicación del cuerpo. En general, es bueno consumir agua antes de comenzar a sentir sed coinciden los expertos. La recomendación general de varios organismos internacionales es la ingesta de ocho vasos de agua por día.

Un error típico de las personas, de acuerdo con la especialista de la Universidad La Salle, es que las personas beben productos con cafeína o teína con el fin de paliar la sed, pero no prestan atención cuando estos tienen una función diurética, es decir, que eliminan el agua. Lo que genera deshidratación en nuestro organismo.